Make your own free website on Tripod.com
NOTAS DE
SOBRE LA GUERRA EN ASIA

Los errores de la política exterior de los EE UU

HOME

LAS MOMIAS DEL LLILLAULLACO | EL DESARME EN SUDAMERICA | DESINFORMACION | CLARINES DE ALERTA IV | ¡NO! Dr. DREYFUS | COMO DEBE SER UN PLAN DE RECOLECCION Y DESARME POR UNA ONG | ONU: PONIENDO LAS COSAS CLARAS | ¿QUIERE QUE LE QUITEN LAS ARMAS? HAGA ESTO | ¿LA NRA EN LA ARGENTINA? | ARMAS: NOS ESTAMOS EQUIVOCANDO | LOS CALIBRES DE ESCOPETA | CURIOSIDADES DE BALISTICA | NATURALEZA DEL COMBATE | BELGRANO: LA BANDERA NACIONAL | ESTOS ALEMANES | ENTRENAMIENTO MENTAL | TIRO A NADA | LOS ARCABUCES Y EL IDIOMA | Y... APARECIERON LAS ARMAS DE FUEGO | SNIPER | CONCUSION CARDIACA | LOS ORIGENES DE LA INSEGURIDAD | MACH: VELOCIDAD DEL SONIDO | LO QUE VENDRA | EL ARMA DE FUEGO Y LAS ARTES MARCIALES | LA SEGURIDAD AEROCOMERCIAL EN LOS EE UU | EL PERIODISMO Y LAS ARMAS DE FUEGO | UNA VISITA A NORMANDIA | UN REVOLVER DEL 1600 | POR QUÉ SE CONTROLAN LAS ARMAS | SOBRE LA GUERRA EN ASIA | CLARINES DE ALERTA | CLARINES DE ALERTA II | CLARINES DE ALERTA III | CASO SHOOTING BAIRES | EL DIA QUE ME ASESINARON | EL PRIMER CENSO DE ARMAS DE LA ARGENTINA

De hecho, todo miembro de las Fuerzas Armadas es un informante natural, aunque no pertenezca formalmente a la estructura. La recolección de información, también levanta basura. Los archivos están llenos de datos, que una vez analizados y elaborados, se transforman en inteligencia, se diseminan y finalmente determinan las acciones a seguir.
Para obtener información se utilizan todos los medios imaginables, que aún se siguen inventando.

La nueva guerra denominada por EE UU Justicia Infinita, comenzó sin el nivel de inteligencia mínimo que se requiere para combatir contra el terrorismo. Para hacerlo, es necesario imponer el centro de gravedad en el área inteligencia, no en el empleo de misiles.

No es la primera vez que los aliados se equivocan en este sentido. En la primera guerra mundial, se emplearon tácticas del siglo XIX, lo que hizo que se convirtiera en una guerra estática, por la paralización que produjeron en las tropas, los agresivos químicos, artillería moderna, aviación y armas automáticas; que motivó la aparición de los tanques.

La segunda guerra mundial, fue enfocada por los aliados en forma similar a la primera, con una estrategia operacional estática, pero los alemanes desataron la guerra relámpago (blitzkrieg), caracterizada por la gran movilidad de sus divisiones acorazadas.

En la guerra de Corea, se emplearon constantemente los portaviones y la capacidad anfibia norteamericana, tal como ya habían hecho en el Pacífico durante la segunda guerra mundial. Pero terminó en un empate, con posteriores enfrentamientos políticos y gastos militares exhorbitantes.

En la irregular guerra de Vietnam, el ejército norteamericano nunca pudo conocer y contrarrestar el grado de infiltración logrado por el vietcong en sus filas. Debido a ello, en las bases de combate donde había tropas vietnamitas, instalaban veladamente en las posiciones defensivas, cargas explosivas. Cuando durante un ataque vietcong, los vietnamitas se daban vuelta y comenzaban a disparar sobre los norteamericanos, éstos los hacían volar.
Vietnam, fue la primera guerra no convencional en que se vieron envueltos. Mucho antes de estos conflictos, Ho Chi Min, estaba dispuesto a negociar con las potencias occidentales la ayuda económica y protección de los intereses que requería su país, pero ni Francia, ni EE UU lo escucharon. Ambos fueron derrotados, porque tenían objetivos militares errados.

En la guerra del Golfo, EE UU empleó elementos más sofisticados, muchos de ellos desconocidos, convirtiéndose en el líder mundial indiscutido en capacidad militar. Kuwait y Arabia Saudita representan un objetivo comercial importante para los EE UU.

EE UU equipó a treinta mil hombres con equipos militares de diez mil dólares por soldado, que permite al combatiente individual, operar bajo cualquier condición de tiempo y lugar, con capacidad antibala, ubicación satelital por GPS, visores infrarrojos, visores nocturnos y comunicaciones radiales individuales.

Pero el siglo XXI, llegó con una novedad: el terrorismo fundamentalista a gran escala. EE UU en su operación Justicia Infinita, está operando como en la guerra del Golfo, con medios aún mejores, pero sin resultados a la vista.

Existe una larga tradición de errores en este sentido:
Durante la guerra no convencional de Vietnam, la inteligencia del ejército, rara vez acertaba acerca de la cantidad de efectivos de las patrullas vietcong. En consecuencia, las patrullas norteamericanas se encontraban sobredimensionadas o muy débiles.
La información satelital compensó esta falencia, llegando a las bases de combate el dato de la existencia de abundantes patrullas de uno o dos efectivos vietcong. Esto motivó un ataque de la fuerza aérea con napalm, comprobándose durante la evaluación de daños, que sólo se trataba de monos.

Previo a la guerra del Golfo, la embajadora de los EE UU advirtió a Saddam Hussein acerca de la postura norteamericana, respecto de las intenciones de Irak en Kuwait. A pesar de esta advertencia, Saddam interpretó que tenía luz verde de EE UU para invadir Kuwait.
Cuando las tropas de Irak se ubicaron en la frontera, el Pentágono informó que sólo era un bluff. Al día siguiente, Irak invadió Kuwait.

Previo a la guerra del Golfo, la inteligencia militar había sobredimensionado de tal manera a las fuerzas armadas de Irak, que el Gral. Schwarzkopf, demoró mucho tiempo el ataque para poder concentrar el adecuado número de efectivos para asegurarse el éxito en la operación. Por tal motivo la primera fase la denominó Escudo del Desierto.
Para esta campaña, una de las fuentes de información sobre el terreno de Irak, fue rescatada del relato de un libro de dos viajeros ingleses, que habían recorrido el país años antes de la segunda guerra mundial.

Durante la operación Tormenta del Desierto, la inteligencia militar nunca pudo determinar la ubicación de Saddam; pero durante el conflicto, la CNN le hizo un reportaje.
Cuatro de los doce tanques que perdió la coalición durante esta operación, fueron destruidos erróneamente por los mismos norteamericanos.

Doctrinariamente, la guerra convencional requiere los siguientes parámetros: correctos objetivos materiales, economía de fuerzas y unidad de comando. La operación en marcha contra el terrorismo en Afganistán no puede definir estos aspectos, porque está aplicando técnicas militares del siglo pasado.
El presidente Bush, se ha dado cuenta que el terrorismo es una nueva forma de guerra, anónima, subterránea, sin frentes definidos, interna y externa, de largo aliento. Por ese motivo, tomó la difícil resolución de autorizar a la CIA a matar a los terroristas, más parecida a los métodos sudamericanos de lucha contra el terrorismo, que a la guerra del Golfo.
Esta decisión presidencial deja en manos de la CIA y de la inteligencia militar norteamericana, una gran responsabilidad, con la posibilidad de que sigan cometiendo errores gruesos tanto en lo táctico como en lo estratégico, como ya lo hicieron en el pasado.
Este ataque in vitro, está uniendo a todos los terroristas de la Jihad Islamica (guerra santa), multiplicando el ingreso a sus filas, que es uno de los aspectos que tiene que evitar y que fomenta el rechazo a la guerra entre sus aliados y el propio pueblo norteamericano.

Los correctos objetivos materiales de esta guerra moderna, son los terroristas y sus arsenales químicos, biológicos y nucleares, además de los fundamentalistas anónimos que siguen infiltrándose para golpear nuevamente de manera original y donde más duele, como ya lo hicieron en Nueva York.

La economía de fuerzas, consiste en salirse de esta guerra y materializar una nueva política internacional, respetuosa y solidaria con el tercer mundo, del cual el islámico es una parte importante y donde los portaviones, misiles y cazabombarderos no tienen rol asignado.

La unidad de comando consiste en lograr el consenso de las potencias mundiales para terminar con el intento de globalización del Council of Foreign Relations, del cual forman parte muchos estadistas de las grandes potencias y del tercer mundo. Esto permitirá respetar nuevamente las soberanías de los países, generar nuevas pautas para la justa distribución de los roles en la producción de bienes y el reparto de la riqueza.
En este plano la ONU tiene un papel de suma importancia, que ahora no se encuentra en condiciones de asumir.
Si esto no ocurre, entraremos más pronunciadamente en la pendiente del Apocalipsis, en la que ya nos encontramos, está a la vista y que dejó de ser sólo un relato bíblico.

El Lic. Sáenz, oficial de Estado Mayor, es graduado de la Escuela de Guerra Naval y del curso de Planeamiento Militar Conjunto.