Make your own free website on Tripod.com

FORTUNA SEGURIDAD srl
¡TOMADOS COMO REHENES!

Home

COMO ACTUAR DURANTE UN ASALTO
TECNICAS ANTIDELICTIVAS
TECNICAS DELICTIVAS
SEGURIDAD EN CONSORCIOS
CLUBES DE CAMPO
¡SECUESTROS!
AHORA ES MAS SEGURO VOLAR
¡TOMADOS COMO REHENES!
PIRATAS DEL ASFALTO
ARMAS BLANCAS
AL UTILIZAR EL ASCENSOR

El comportamiento adecuado para una situación límite

SABER QUE HACER
Según una encuesta de Gallup, el 29% de la población ha sido víctima de un robo en los últimos 12 meses. Diariamente, la delincuencia asalta bancos, comercios, supermercados, restaurantes, etc. lugares donde normalmente hay gente. La mayoría de las veces, luego del robo, los delincuentes fugan del lugar, pero cuando son cercados por la policía, suelen tomar rehenes, para inhibir o dificultar la acción policial e incrementar la posibilidad de fuga.
La «toma de rehenes» es una metodología en incremento entre los delincuentes, existiendo una real posibilidad que alguien inesperadamente se vea envuelto en un hecho de esta naturaleza. En algunos países, facciones terroristas han tomado rehenes para intentar conseguir sus objetivos, tal como sucedió en la embajada del Japón en Perú. Lo importante en estos casos, es saber cómo actuar para salir del episodio sano y salvo.

CARACTERISTICAS DE LA TOMA DE REHENES
El episodio se precipita cuando los delincuentes, por encontrarse rodeados, deciden tomar rehenes de entre las personas que se encuentran en la escena del asalto.
Durante esos momentos, el delincuente se encuentra con un alto grado de ansiedad, excitación y agresividad, que puede desembocar en agresiones físicas o acciones violentas, si los rehenes no acatan en seguida sus exigencias.
En este caso, lo más conveniente es obedecer inmediatamente y no estimularlos, manteniendo la calma. Un ataque de nervios, signos de protesta, o reacción de cualquier naturaleza, podría generar una agresión aún mayor, incluyendo el homicidio de la víctima.
No es conveniente en absoluto contradecir al captor, ni establecer ningún tipo de vínculo, porque esta relación podría hacer que lo utilice como auxiliar de sus intenciones y probablemente luego lo escoja como escudo ante la policía.
En estos casos, intentar actuar comprensiva y humanitariamente resulta ser un grave error.
Estos individuos pueden ya ser homicidas y lo último que desean es una redención. Es más: odian a los redentores y normalmente se burlan de ellos, pudiendo llegar a agredirlos cruelmente.
El más inteligente rol durante el período de cautiverio, consiste en pasar inadvertido ante los secuestradores. Durante esta privación de la libertad, no hay que mirarlos. Ellos saben que el rehén puede ser un potencial testigo y se ensañan con quienes los observan.
Hay que aprovechar para ir al servicio cuando otros lo soliciten, siempre manteniendo bajo perfil.

DURANTE EL RESCATE
En algún momento llegará la policía, lo que producirá una reacción de los delincuentes. Saben que de su comportamiento surgirá la posibilidad de huir o morir en el intento. Esta situación extrema hace que traten de demostrar que están en una posición de fuerza, pero a la vez desean obtener algunas garantías. En consecuencia exigirán algunas condiciones, tales como la presencia del juez y periodistas. También exigirán cosas como comida, chalecos antibala y vehículos para escapar.
Durante esta etapa no hay que intervenir o intentar participar de la negociación, manteniendo una conducta pasiva y recatada, confiando en la policía y la capacidad del negociador profesional. Desde el luctuoso episodio de Ramallo, las fuerzas de la ley han aprendido y experimentado mucho en materia de toma de rehenes.

EL MOMENTO CRITICO DEL INGRESO DE LA POLICIA
La policía cuando ingresa, puede no saber cuántos delincuentes son y cómo están vestidos. Ellos también se encuentran ansiosos y necesitan ayuda. La mejor manera de auxiliarlos, consiste en recibirlos manteniendo las manos en alto, por arriba de los hombros, mostrándoles las palmas vacías, con los dedos bien separados.
Resulta de suma importancia, tener conciencia que la situación de rehén es una circunstancia de grave peligro, en donde no hay que permitirse ningún tipo de rol, actuando de acuerdo con las exigencias de los captores y manteniendo perfil bajo. Finalizado el episodio, apréstese a colaborar con la policía, ya que su testimonio será de suma importancia.
Lo importante: salir indemne.

FORTUNA SEGURIDAD srl
Florida 165 Piso 14
4331 7902
Buenos Aires